El problema de esta inversión estaba en que, a vencimiento de la misma, el inversor no recuperaba su dinero como tal, sino acciones del Banco de Santander, acciones cuyo precio se fijó cuando se vendieron dichos Valores Santander en 16.5 €. Y decimos el problema porque, al recibir acciones, el inversor vio, como su dinero se reducía al mismo tiempo que caía el precio de las acciones del Santander, de modo que, al vencimiento de los Valores, la acción del banco pasó de los citados 16,5 % a apenas 6 €, con lo que se perdía casi el 55% del principal de su inversión.

¿Podemos reclamar?



La respuesta es un rotundo SI. Efectivamente, si el cliente/inversor entiende que no se le dio toda la información sobre los riesgos y características de estos productos complejos antes de comprarlos, y que esta información no fue clara, completa, transparentes y aportada con antelación suficiente a dicha adquisición, estaría en disposición de solicitar la devolución de su dinero por la vía judicial. Ya hay varias sentencias que dan la razón a los afectados por la venta irregular de estos productos, incluso la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) ha impuesto al Santander dos multas por infracciones grave y muy grave, que suman 16,9 millones de euros, por la inadecuada comercialización de la emisión “Valores Santander”. (BOE de 17/02/2014).
Fiscal
Mercantil
Civil
Bancario
Penal
Administracion
Sucesiones
Procesal